¿Por qué hago política en Izquierda Unida?


01 MR6_8941¿Por qué hago política en Izquierda Unida?

Un amigo me preguntó no hace mucho, por qué ahora? por qué ahora hago política de partido? Mi respuesta, y por qué no? En estos momentos, que voy a representar a Izquierda Unida (IU) en el Ayuntamiento de Torredelcampo, y con ello, los anhelos de 1.095 ciudadanos de nuestro municipio, necesito argumentar los porqués, y quizás así, satisfacer la curiosidad de amistades y electores, que no de amigos, estoy seguro que estos, como son pocos, respetan y apoyan esta decisión, lo que sinceramente agradezco.

Cuando usamos la palabra política solemos hacerlo en un sentido restringido, la mayoría de las veces como algo peyorativo, negativo, quizás apestante, y no le falta razón a los que así la conciben, dado los numerosos casos de corrupción en los que la clase política se haya envuelta, pero mi pregunta al lector sería ¿la corrupción es solo de la clase política, o la podemos situar en los diferentes estratos sociales, individuos, y profesiones de la sociedad? Vayámonos a los datos.

Nuestra democracia modélica se haya salpicada de casis 40 casos de corrupción, hago referencia a los más significativos, que en mayor o menor medida ha afectado a la clase política, empezando por la cúspide del sistema, o sea, la casa real, hasta los más diversos partidos, la mayoría de ellos del Partido Popular (PP) y del Partido Socialista (PSOE), para más información consulten al clarificante libro del magistrado Baltasar Garzón (2015), El Fango. Cuarenta años de corrupción en España, y espero, que si lo leen o han leído, atiendan a lo que él dice en su epílogo final, el voto no convalida la corrupción, pero sí contribuye al hundimiento en un fango cada vez más espeso y que empobrece no sólo la economía, sino también la moral del pueblo.

Evidentemente esta sociedad está inmersa en el fango, pero no es menos cierto que, en mayor o menor medida, a todos nos salpica sus efectos, aún tratando de alejarnos de ellos. Cuando el pueblo de Torredelcampo vota masivamente al PSOE, está evidentemente ayudando a meternos a todos en el fango, además de darle un aparente estado de normalidad y justificarlo; todavía no conozco a un alcalde de Torredelcampo que tuviese un empleo ajeno a la política, o que su anterior actividad profesional estuviese alejada de ella, o que esa actividad profesional se hubiese obtenido en condiciones de igualdad con todos los habitantes de este país, y aún así ¡los han votado! la más de las veces por mayoría absoluta, luego ¿de qué se quejan mi paisanos cuando se escandalizan por los sonoros casos de corruptos que salpican, día sí y no, a la sociedad? ¿de qué se quejan los votantes del PP, partido de mayores casos de corrupción de nuestra nación?

Pero ¿son los casos de corrupción política los más sonados? posiblemente no, veamos. El 90% de las transacciones que se realizan en el mundo se hacen en menos de una semana, y estas no son precisamente de mercancías, servicios, o inversiones productivas, sino de capital especulativo, puede entenderse que si hay corrupción, la mayoría de ella va a ser financiera, es decir, ligada a los bancos que curiosamente no suelen salir en las revistas de prensa rosa que se editan en este país, y saben por qué, porque son los que precisamente financian y sostienen diarios como el País, el Mundo, ABC, o La Vanguardia, por citar a los más significativos, pero también los que financian a los partidos políticos y sus deudas. Sería injusto decir aquí que todos los partidos políticos son iguales, exabrupto que suele utilizarse para autojustificarse uno mismo, los más afectados, como pueden imaginarse, son, por este orden, el PSOE y el PP, a bastante diferencia de los demás, y sin contar que conocemos muy poco del dinero que destinan a los partidos políticos empresarios y personas particulares. Pero si quieren conocer más de este tema, al menos la versión oficial, dirijan una solicitud al Tribunal de Cuentas (http://www.tcu.es/tribunal-de-cuentas/es/), seguro que le atienden como hicieron conmigo.

Para hacernos una idea, a la banca española se le ha dado algo más de 130.000 millones de euros para salvar su crisis bancaria (http://www.mientrastanto.org/boletin-122/notas/el-coste-del-rescate-bancario-las-cifras-reales), crisis que por otra parte era fruto de actividades especulativas, de las cuales, pocos banqueros han ido a la cárcel y menos aún han ido a la quiebra.  Esta ayuda, según los dirigentes del PP, era por responsabilidad, para evitar un corralito; pues bien, esta ayuda equivale a 3 veces lo que se gasta nuestro país anualmente en educación, o lo equivalente a lo que necesita la humanidad para cumplir los objetivos del milenio en 2105 (http://www.unmillenniumproject.org/documents/spanish-chapter17-highres.pdf).

Es posible que ese tipo de pobreza a la que atiende esto objetivos del milenio permanezca lejana a nosotros, aunque cada vez menos, pero no por eso voy a permanecer impasible, creyendo erróneamente que no me va afectar, es mi obligación ética pensar en la humanidad y en el entorno que sustenta a la vida.

Podría continuar analizando otros sectores como los medios de comunicación, la patronal, los sindicatos, los militares, la iglesia, entre otros, y podríamos ver, que tanto a nivel nacional, como local, todos estos sectores quedan afectados (J. Estefanía, 2000. El poder en el mundo). Una anécdota, en la renuncia por motivos de salud de mi compañera de partido, Juana de Dios Peragón, pude comprobar como un espacio público como el Ayuntamiento de Torredelcampo, estaba salpicado y precedido por motivos religiosos; no tengo nada en contra de la manifestación individual del hecho religioso, es más, estoy dispuesto a defenderlo dentro de los derechos privados que podamos tener, pero no dentro de un espacio público como el Ayuntamiento, me parece que es una intolerancia manifiesta a quienes no pensamos igual, que además muestra signos de provocación y prepotencia, cuando no de utilización de la religión como caladero de votos. No es la única manifestación de confusión de lo privado con lo público, podíamos extenderlo a casi todas las instituciones de nuestro pueblo, que quedarían afectadas por un halo de corrupción: la radio local, la guardería municipal, el propio ayuntamiento, los servicios de obras, y así, miles de personas afectadas por la precariedad en la que siempre hemos vivido.

Pero ¿cómo hemos llegado hasta aquí? podría darle muchas explicaciones, pero no quiero alargar este texto, sirva decir que la transición que nos han contado es más inmodélica que modélica, que mucha personas tuvieron que ceder ante el ruido de sables de los años 70, que se nos fabricó una Constitución que perpetuaba a los sectores privilegiados del régimen fascista de Franco, y como dice la famosa frase del Gatopardo ( di Lampedusa, GT), todo debía cambiar para que todo continuase igual, de esta forma al elector se le obligó a elegir entre listas cerradas y bloqueadas, no se puso ni techo ni control eficaz a los gastos electorales, se evitó el sistema de representación proporcional integral, sustituyéndolo por las circunscripciones provinciales y la proporcionalidad corregida (ley D’Hont), además de no someter a referéndum la opción de elegir el jefe del estado español, adjudicándolo a algo tampoco democrático y anacrónico como la figura del rey.

Si ahora analizamos todo lo sucedido entre el 76 y 78 de nuestra reciente historia, es posible que podamos entender todo los procesos de corrupción que han venido sucediéndose en nuestro país, para que el 1% de la población de nuestro país concentre tanta riqueza como el 80% más pobre, o que los presidentes de las empresas del IBEX-35 cobren 158 veces más que el salario medio de cualquier persona en este país (https://www.oxfam.org/es/sala-de-prensa/notas-de-prensa/2015-01-19/el-1-mas-rico-tendra-mas-que-el-resto-de-la-poblacion); todo cambia para que todo continúe igual, y no me malinterpreten, se hizo lo que se pudo, pero desde el año 78 ha llovido mucho y no creo que debamos mantener una constitución obsoleta, debemos luchar por una nueva constitución que haga de este país, libre y sin intervención interna o externa, en definitiva, un Nuevo País.

Pero si todo esto no son suficiente razones para interesarse por la vida política, porque, no nos engañemos, al final las decisiones son políticas, añadamos a esto el gran problema que tiene que resolver la humanidad en la actualidad, el Cambio Climático (http://www.ecologistasenaccion.org/article3507.html), manifestado por miles de artículos científicos (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=climate+change) que nos previenen y advierten lo que ha pasado, está pasando, y puede pasar sino cambiamos un sistema económico basado en mantener un crecimiento ilimitado con unos medios limitados. Mi visión particular es que si los ciudadanos de este país no intervenimos en la vida política de manera activa, y existen muchas maneras de hacerlo, el futuro inmediato va a resultar bastante inseguro y poco plácido, más bien un poco amargo para todos, luego solucionar tantos problemas depende de todos.

Y porqué con IU? Aún con sus sombras, esta formación ha demostrado el sacrificio y la coherencia ética que yo busco en una formación política y entre sus militantes y simpatizantes, al menos a mí no se me ha exigido renunciar a mi libertad, como ya lo hizo un alcalde de este pueblo a cambio de hacer política a alto nivel, pretendía que renunciara a mi libertad a cambio de la protección económica y profesional que me daba la tribu de los mal llamados socialistas, no es extraño pensar en los numerosos casos de corrupción que ha generado ese pensamiento en nuestro pueblo, y cada vez más me alegro de haber rechazado tan envenenada oferta, porque, quien renuncia a su libertad a cambio de la seguridad que le ofrece su tribu, no merece ni la libertad ni la seguridad.

Por último, siempre he tratado de crear un mundo mejor, pero cuando veo los resultados de mi propio esfuerzo, me muestro escéptico de que tan solo pueda llegar a mejorarlo, a pesar de todo, tenemos la responsabilidad de intentarlo, e intervenir en la vida pública es una vía que todos debemos de explorar, de otro modo, ni siquiera los dioses que presiden nuestro ayuntamiento nos van a salvar.

Manuel Villar Ortega

Candidato de IU-UP Congreso Diputados

Nota. En el presente artículo solo se hace distinción entre géneros cuando realmente es necesario hacerlo para diferenciar a una población de otra.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s