Volver a la memoria


Por: ANA MORENO SORIANO

memoria“Fue una gran victoria”. Con estas palabras, pronunciadas por un viejo revolucionario, acaba La disciplina de la derrota, la última novela que ha publicado Felipe Alcaraz. El protagonista regresa a la memoria histórica y rememora la batalla del Jarama, con los espacios físicos y los nombres de los brigadistas internacionales que llegaron solidaria y generosamente a España para luchar contra el fascismo.

En esta semana que termina, distintas organizaciones ciudadanas han convocado actos para recordar que el dieciocho de julio de mil novecientos treinta y seis, un golpe de estado acabó con la legalidad republicana e instauró una dictadura que se prolongaría durante cuarenta años. En Madrid se reunían el pasado miércoles en el Ateneo Cultural de la calle Prado, para homenajear a los defensores de la República y denunciar setenta y cuatro años de impunidad del franquismo.

En Granada, la Dirección General de Memoria Democrática y las Asociaciones por la Memoria Histórica convocaban a la ciudadanía para participar en un homenaje a las víctimas del régimen franquista en la tapia del cementerio, declarada y señalizada como “Lugar de la Memoria” por la Junta de Andalucía. La dictadura no sólo sofocó por la fuerza cualquier instancia crítica al régimen sino que trató de reescribir la historia condenando al olvido la lucha de tantas personas que defendieron, incluso con su vida, la libertad y la democracia; las víctimas del franquismo merecen reconocimiento, reparación y justicia, entre otras cosas, porque es un mandato de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas pero, sobre todo, porque un pueblo ni puede olvidar la Historia ni puede privar a los jóvenes del derecho de conocer lo que vivieron sus antepasados. Así lo expresaba uno de los protagonistas de la primera novela de Fanny Rubio La sal del chocolate cuando decía que “a los muertos no se les deja en paz hasta que, en este país, alguno diga lo que muchos de ellos quisieron que se dijese” y, en una novela posterior, El hijo del aire, la autora responde a esa queja comprometiendo a cuatro generaciones en la lucha contra el olvido.

Recuperar la memoria es caminar hacia la utopía; es el lugar al que podemos volver siempre, en el que podemos anclar el presente para proyectar un futuro de esperanza. Y no sólo porque queremos saberlo todo, sino porque en estos tiempos de crisis del sistema capitalista y de crisis institucional, cuando el poder no atiende las voces de los de abajo que exigen democracia participativa y convierte la democracia representativa en una pantomima para defender sus intereses, tenemos mucho que aprender de los hombres y mujeres que nos precedieron.

Es bueno recordar lo que supuso la proclamación de la República para un pueblo harto de caciquismo y explotación y cómo ese pueblo defendió la legalidad republicana que le abría las puertas a la cultura, a la libertad, a la justicia social… Es necesario saber que muchos jóvenes entendieron que en España se estaba librando una batalla contra el fascismo y vinieron para luchar codo con codo con los españoles, para aprender nuestras canciones, salvar nuestro patrimonio cultural, colgar pancartas en Madrid con el “No pasarán”, amar esta tierra y enamorarse, vivir y hasta morir lejos de su país pero hermanados por los mismos ideales y los mismos sueños. Es justo valorar la heroicidad y la entrega de quienes siguieron organizando la oposición durante la dictadura, alimentando con sus poemas el hambre de libertad, construyendo tejido social en el mundo del trabajo, en las universidades y en los barrios o viajando de un lado a otro para llevar la voz de la resistencia contra viento, marea y represión. Y, por todo esto, es imprescindible saber, ahora mismo, que para no traicionar nuestra memoria, debemos mantener a salvo el legado de muchas personas derrotadas pero no vencidas, porque nunca aceptaron las ideas y los valores de los vencedores: con ellas sabemos que hay que celebrar las victorias pero sabemos, sobre todo, que vencer es seguir luchando.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s