Contradicción, mendazidad e injusticias reales.


FrancoJuanQue vivimos en un mundo más que contradictorio, mendaz e injusto es evidente. Lo descorazonador es que no se trata de algo puntual o mejor, de sucesos acaecidos en el pasado. No, muy al contrario es una realidad palpable, atemporal, continua y universal.

El sentido común nos dicta a todos que ciertamente en un país como Brasil, donde a pesar de las recientes conquistas sociales, aún deja mucho que desear el orden público bajo la lacra constante de la pobreza y sus secuelas, el acceso a la educación y la sanidad públicas y aún el derecho a la vivienda digna, es lógico que a la más mínima la gente se levante contra medidas gubernamentales que justifican gastos fastuosos como la actual Copa Confederaciones, el próximo Mundial de Futbol y la cita Olímpica, nada más ni menos.  Así que cuando oímos manifestaciones como las que recientemente ha realizado Pelé, el eterno ídolo del futbol mundial, en su Brasil natal, pidiendo a la población que se deje de quejas ciudadanas y acuda a ver a su selección, pensamos que realmente la edad no perdona, o que a los dioses les patinan siempre las neuronas.

En nuestra localidad el pacto PP-PSOE sigue su curso y está a punto de aprobarse una normativa sobre seguridad y convivencia ciudadana que, a cada día que pasa, se va haciendo más interesante. Por una parte se prohibirá como de constumbre y ya de oficio en todos los lugares, usar las fuentes públicas para cualquier cosa que no sea el disfrute visual de las mismas, pero, eso sí, serán muy flexibles las autoridades cuando de lo que se  trate sea de festejar alguna copa futbolera. Justo cuando más desperfectos suelen realizarse, cuando la gente está menos controlada y pasada de rosca. Es a todas luces una medida de sentido común.

Hoy, en la capital del reino, se celebró una misa conmemorativa del nacimiento del padre del rey. Nada que objetar. Se trata de un aniversario y toda familia tiene derecho a celebrarlo del modo que considere más conveniente. Pero claro, no queda ahí la cosa, porque hablamos de un mundo mendaz e injusto. A dicha celebración ha asistido la plana mayor del país, presidente del gobierno, presidente del congreso, presidente del Tribunal Constitucional, del Tribunal Supremo, del Consejo General del Poder Judicial, ministros, ex presidentes como José Luis Rodríguez Zapatero y representante de Adolfo Suárez, más la presidencia del arzobispo castrense en representación de la Iglesia Católica. En palabras de éste último el conmemorado padre del rey, D. Juan de Borbón, supo que reinar es siempre servir. La mendacidad y la injusticia reside en que este mismo hombre fue quien se ofreció a servir en más de una ocasión al generalísimo Franco recién comenzada la Guerra Civil, para luchar contra los españoles y matarlos.  Los mismos ministros que asistían, henchidos sus corazones, a tamaña festividad son quienes ordenan el hostigamiento policial a los escraches o manifestaciones desarmadas de la población que viernes sí, viernes, sí, ve recortados sus sueldos, sus derechos, su sanidad, su educación, sus becas, sus techos y ampliada su hambre y su indignación. Mientras tanto, otros miles de españoles siguen su derrota bajo los olivares, las cunetas o los campos hacia la fosilización, tratados como a perros asesinos, indignos de padres, hermanos o hijas, de patria y de justicia.

Manuel Bermúdez

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s