Más ilusión, más responsabilidad y alegría. XIX Asamblea Federal Andaluza IU


xixAFedAndConocí a Antonio Maíllo en el anterior plenario andaluz, en la Pablo de Olavide de Sevilla. Fuimos junto a otros compañeros y compañeras a la comisión de educación y al presentarnos surgió la sorpresa, fue director del IES San Blas, en Aracena, donde bastantes años antes yo estudié BUP. Al regresar al plenario hablé con mi camarada Mena: he conocido a un compañero excepcional. Le expliqué algunos aspectos que me habían llamado la atención: su conocimiento y dominio de la problemática educativa, el enfoque alternativo que presentaba, la capacidad de escucha que mostró a lo largo de la sesión de trabajo. Es brillante en la  argumentación , muy didáctica y tiene una auténtica capacidad de síntesis.  No es fácil y no siempre se encuentran a las personas adecuadas o estas no dan un paso adelante. Creo que debe alegrarnos su elección.

A partir de hoy, sin duda, comenzará a tener una página propia en wikipedia, la prensa comercial nacional y regional buscará, más allá de los meros datos biográficos, las cosquillas del personaje que construirán. Se lanzarán en breve plazo tras los halagos de rigor los zarpazos correspondientes a que los líderes de las formaciones políticas al uso nos tienen acostumbrados. Personalmente no lo envidio por su nueva responsabilidad, nadie debiera hacerlo tal como está el patio.

Si bien las personas no son lo importante y a lo largo del tiempo pasan, de modo que aquello a lo que estamos sujetos es a las ideas y los programas que las explicitan en lo concreto en cada momento, la idoneidad de quien personifica y representa ante terceros a un colectivo es el espejo de su alma, o debe serlo. Acudan a su perfil y desprovéanse de prejuicios para hallar al coordinador de un proyecto ilusionante que en el trato directo no defrauda aun sintiéndose seguramente abrumado. El tiempo de los personalismos se ha hundido bajo el peso de las medias mentiras, del bipartidismo y la falacia de la transición ejemplar. Es el momento de acompañar y dejarse acompañar por quien sirve desde la coordinación.

Es sintomático del momento de gran responsabilidad al que IU se enfrenta el modo en que tanto el documento político, los estatutos y la elección del nuevo coordinador andaluz han sido tratados en esta recién terminada XIX Asamblea andaluza. Así como hubo sensatez en la federal que reeligió a Lara, más allá de los nombres se atendió lo concreto. Se partió del análisis correcto con la inestimable ayuda de grandes sectores sociales no ligados a la política en su vertiente clásica, algo tantas veces desconocido o interesadamente desconocido desde fuera de Izquierda Unida, por partidos políticos, movimientos sociales y prensa de venta al por mayor. Al mismo tiempo Julio Anguita hacía honor a su coherencia en un plató de televisión, con la grandeza de miras de una persona sabia. Supongo que coincidirá en advertir la concreción y la coherencia de la línea programática y política, aunque no esté de acuerdo con el cogobierno andaluz. Existen multitud de caminos para alcanzar el objetivo y nadie tiene todas las respuestas, más aún cuando se trata de un colectivo plural, autoexigente y crítico como pocos, de ahí la grandeza en el nivel de cohesión en un tiempo conflictivo, carente de referentes que avalen apuestas coherentes a la ideología.

Es ella, la ideología, la que define los pasos de esta formación plural, la apuesta social para una comunidad y un país que necesita reencontrarse y reconocerse en lo que somos: personas. No exentos de errores humanos ni de posibles usurpaciones, Izquierda Unida afirma su paso llenando de esperanza la vida de muchas personas y colectivos, al tiempo que comienza a hacer apretar los dientes en dentelladas cada vez más evidentes a quien detenta tanto poder desde los templos de la globalización: la banca y los púlpitos. Existen tertulianos y analistas que se preguntan qué ha de hacer IU para atraer la mirada de movimientos sociales y soporte electoral de izquierdas que hasta el momento recelan. No puede hacer más de lo que hace: ahondar en la credibilidad a fuerza de mostrar eternamente su alteridad. Aunque no exclusiva, la alternativa real que IU supone no es mayor porque se ratifique en sus convicciones y demuestre a lo largo del tiempo que sus profecías son sólo un certero análisis de la realidad (véanse los acuerdos de Maastricht, el Tratado de Lisboa, el ingreso en la OTAN) Su capacidad de convicción es la que es, debe avanzar con valentía la autocrítica social y personal junto a la constatación del engaño tanto tiempo soportado, para que se depongan las adhesiones inquebrantables y se abra un espacio a la esperanza.

Es cierto: si fracasamos en Andalucía nuestro proyecto nacional fracasa. A gentes llenas de convicción sólo nos hacía falta un reto así para empaparnos de los problemas y no ser arrogantes. Estas frases de Lara y Maíllo, respectivamente, muestran la relevancia de la decisión y la audacia reflexiva que soportan la idea de un bloque social y político de izquierdas transformador, sinceramente anhelado, que de respuestas justas al robo total al que estamos sometidos, para crear una sociedad democrática, participativa, republicana,  plural y laica.

Manuel Bermúdez

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s