La lealtad, cuando de dinero se trata.


bancaMe encanta. No lo puedo evitar. El rojerío me pone. Eso de ir por derecho defendiendo lo que le corresponde a cada cual, libre de correcciones políticas, tomando decisiones valientes por el interés general, arriesgando sobre todo cuando las coyunturas son difíciles, es lo que hay que hacer. Como diría aquel: lo que dios manda.

Según El Confidencial Digital, la banca está dispuesta a dejar caer al PSOE si extiende a toda España las expropiaciones de pisos. Lo hará paralizando cualquier negociación sobre la financiación de la deuda del partido.

Como decía mi ex y luego también el ex juez Garzón y los guindillas de cualquier población: tocar el bolsillo es tocar hueso. ¡Ay, poderoso caballero es don dinero! Ahí tenemos al dinero personificado, aquel que nos gobierna desde su más allá tan particular y original, tomando medidas concretas, escuetas, productivas, sin refugiarse detrás de siglas de difícil comprensión por el común de los mortales. Nada más ni menos. La banca habla: ¡hagan juego!

En verdad, como sólo el evangelio y los jóvenes de hoy dicen, se lo están poniendo a huevo al PSOE para que se reconvierta en un partido socialista y obrero o, sin más, para que recule y vuelva al redil del que ha partido gracias a la soga corta y el mando firme de Izquierda Unida. La infamante, radical, comunista, hundida izquierda unida, que, mira por donde, ni está hundida ni oye cantos de sirena como los amigos del apoliticismo y el apartidismo o los críticos sugieren. Que siendo roja, no lo puede ser más sencillamente porque el voto popular así lo ha querido, pero está, erre que erre, creciéndose a golpe de trabajo honesto, leal a sus votantes y a sí misma.

Esto de las lealtades es lo paradigmático, sobre todo cuando el dinero anda por en medio. No nos equivoquemos: el dinero siempre anda por en medio de todo y ahí está el quid de la eterna cuestión: lealtad, dinero, lealtad. Tal vez el galileo no estuviera nada equivocado cuando sentenció aquello de dad al césar lo que es del cesar, porque jamás dijo dejaos robar, sino que, dueños de lo propio, supiéramos ser justos con lo ajeno. Y ahí la lealtad lo es todo, porque lo ajeno, por serlo, tiene muchos pretendientes, pero solo un dueño y, de momento, parece que el único que sabe de quién es el dinero es Izquierda unida y al PSOE, en Andalucía, le llegan noticias. A ver si las mantiene.

Manuel Bermúdez

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s