La lógica del comisario político.


comisariopComo todas las figuras novedosas que trajo consigo la revolución bolchevique, la del comisario político no fue menos vituperada desde la órbita occidental de los países capitalistas. El comisario político es ese ser oscuro, casi indecente, que podemos observar en viejas películas de Hollywood, que sirve para molestar continuamente, advertir y condenar finalmente, al técnico o burócrata de turno, el fiel, inocente y neutro ser que se dedica a cumplir con su trabajo funcionarial.

Cualquiera que lea estas líneas comprenderá que más allá del hecho histórico, en el que seguramente se produjeron incluso delitos, el sentido de la figura del comisario político responde a una necesidad imperiosa de defender un nuevo sistema y su mantenimiento, no solo ante las resistencias de quienes defienden el sistema anterior, sino incluso de aquellas que convencidas íntimamente del nuevo, no son capaces por sí mismas de romper con la inercia de todo lo que anteriormente han realizado en su vida. Aun así si alguien de la derecha más recalcitrante leyera estas líneas convendría que la figura del comisario político es digna de la condenación eterna y fruto de un sistema diabólico o comunista, para ellos da igual lo uno que lo otro.

Por eso no entiendo bien qué está haciendo Rajoy, interponiendo entre María Dolores de Cospedal y Soraya Sáez de Santamaría al eterno delfín del PP, Javier Arenas. A este señor le va a tocar defender la postura del gobierno y hacer que su partido calle. Aquellos que no soportan el recorte municipal mediante la ley de administración local que Montoro prepara, tendrán al comisario político enviado por el politburó de Génova en frente. Aquellos que se sienten maltratados porque cumplen con las normas de Montoro respecto del déficit y los recortes en las comunidades autónomas del PP, tendrán al comisario político Javier Arenas en frente para acallarlos, cuando a Artur Mas se le premie su falta de cumplimiento en déficit y recortes si, a cambio, pospone su referéndum separatista. ¿Será Javier Arenas el comisario político que delatará a quienes no le llegaron sobres y se quejen por la diferencia de trato?

Pues eso, al comisario político, Javier Arenas, le toca el papel de malo encargado por el gobierno ante su propio partido, para recordar a los funcionarios y militantes que aquí manda quien manda, que el partido está cohesionado y que, en todo caso, los escraches a 300 metros.

¡Qué verán mis ojos!

Manuel Bermúdez.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s