Corrupción sistémica y respuesta de los ciudadanos


españabananeraAsí es: la primera, en la frente. Eso debieron pensar los diputados de IU que iniciaron la novedosa andadura del co-gobierno en Andalucía. Es evidente que la trama ERES marca en gran medida el proyecto político de doble objetivo: parar el avance de la derecha y hacer políticas de izquierda real en Andalucía, después de 30 años de poder omnímodo del PSOE.

Como la atención ciudadana es selectiva, a pesar del magnífico trabajo realizado por parte de Izquierda Unida en la Comisión de Investigación sobre los ERES, cuyo presidente y varios comisionados pertenecieron a nuestra formación, la afirmación de que las comisiones de investigación no sirven para nada se ha afianzado en la memoria colectiva. Siendo cierto que los resultados no fueron los deseados, no deja de ser cierto también que se ha evidenciado que el bipartidismo (PP – PSOE) sigue llevándose el gato al agua cada vez que lo desea, haciéndonos la peineta a todos los ciudadanos. Eso es lo que resulta de la Comisión Investigadora y lo que nos tranquiliza es la acción de la justicia, así como la actuación de la policía siguiendo sus pesquisas en el caso.

La operación “Heracles”, según noticias de El diario.es, va dando sus frutos y se ha detenido a una veintena de personas en varios lugares de Andalucía. Según dichas informaciones Los investigadores han detectado que empresas en suspensión de pagos solicitaban la aprobación de expedientes de regulación de empleo para sus trabajadores, que estaban cubiertos por pólizas de seguros. En la tramitación de esos seguros se ha comprobado la existencia de cobro de comisiones ilegales.

Casos como Gürtel, Bárcenas, Noòs, ITV, Pallerols, Palau de la Música, ERES, en los que se encuentran los dos grandes partidos políticos sumidos, así como la propia Casa Real, sin saber aún hasta qué punto  y a dónde llegan las responsabilidades legales y políticas, crean una imagen vergonzosa de España interiormente. Exteriormente parecemos una república bananera.

El presente en el que el empobrecimiento mayoritario del pueblo aumentado por el desmantelamiento de servicios públicos,  así como el aumento de la división de clases, nos hace caer en la cuenta de qué es lo que realmente somos. No sin razón Marx vive una nueva primavera. Una y otra vez desayunamos, quienes podemos hacerlo, escuchando declaraciones indecentes en las que se explicitan las cantidades de sobresueldos, sueldos, comisiones, entregas de dinero en otros países en concepto de comisión (caso Corina), etc. Esto crea una brecha social insalvable en semejante situación de crisis profunda que descalifica el sistema al completo, por más que los medios de información, partícipes de la polarización política bipartidista, traten de suavizarlo.

La evidencia de la práctica descomposición sistémica es total, de tal calibre que toda sugerencia de regeneración suena a componenda o simple lavado de cara. La ciudadanía, en su conjunto, es cada día más propensa, incluso en los círculos más moderados, a detener la maquinaria y reiniciar el proceso, incluyendo esta vez sí herramientas de control ciudadano que para mayor eficacia y, sobre todo, seguridad, formen parte del texto Constitucional.

Manuel Bermúdez.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s