Menosprecio de la ciudadanía en el Pleno de ayer en Torredelcampo.


Los plenos del Ayuntamiento de Torredelcampo son mensuales, pero antes del de ayer, el último se celebró el día 29 de noviembre de 2012. Es excepcional. Sí. No es la norma, pero cuando ocurre, pues ocurre.

Tenemos la suerte de que los plenos están grabados y pueden oírse a través de la web del Ayuntamiento, aunque, desgraciadamente no tenemos las actas de la secretaría a disposición pública por este mismo medio, que sería de agradecer.

PeinetaLógicamente después de cuatro meses la tarea se acumula y el orden del día previsto para ayer fue muy extenso y trataba de cuestiones de gran importancia. Tal vez de la mayor importancia de todas aquellas que ocurren en un ayuntamiento: la aprobación o no de los presupuestos para el año.

He de admitir y de agradecer las palabras del concejal del grupo popular, Juan Lupiañez Peinado, sobre la falta de seriedad que el Pleno mostró durante la exposición y votación de las mociones y propuestas.

Parecía que había prisas por terminar. No se leyeron las motivaciones de las mociones, no se defendieron ni explicaron adecuadamente. Agrupadas por temas se votaron. Pareció por momentos que estábamos en una lonja, un mercado de subastas, lo cual explica que hubiera errores y risas en las votaciones, que en varias ocasiones hubieron de repetir nuestros ediles.

Sencillamente se trató de un menosprecio al pueblo de Torredelcampo y particularmente a los/as asistentes del público en el salón consistorial. Así no se gestiona adecuadamente nuestros intereses, así no debe trabajarse. Tenían más prisas nuestros ediles que el público que asistió al espectáculo lamentable al que se vio sometido.

Evidentemente esto no es habitual. Pero por eso especialmente, porque no es común que se agolpen tantas cuestiones a tratar en un solo pleno, la actitud del gobierno del ayuntamiento debió ser otra: tratar con seriedad y eficacia los temas con la extensión necesaria y así emitir el voto adecuadamente, tardara lo que tardara en acabar el Pleno, que es el máximo órgano de decisión colectivo.

Ese es su trabajo, el pueblo que los vota no merece menos. Más cansado estamos los contribuyentes de apechugar con las decisiones que nos llevan al desastre en que vivimos. Poco nos quejamos para la que está cayendo.

Manuel Bermúdez.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s