El amanuense Bárcenas, política de recortes de los zombis y otras lindezas


subastaYa van dos de una multitud. Hoy se ha destapado la segunda entrega del affaire Bárcenas. Libros de cuentas de contabilidad B. La fea, ingrata, pero necesaria porque cuando existe es porque se mueve mucha manteca y cuando hay mucha manteca hay que controlarla con libros, apuntes, desgloses al debe y al haber. Así que sí, debe haber mucha manteca. Por momentos el mundo de la derecha española se conmueve hasta los cimientos. A bote-pronto todo lo que se les ocurre decir es que no es verdad que existan esos libros amanuenses, que su contabilidad es más bonita, generalmente se imprime en impresoras, lleva encabezamiento y pie, están numeradas sus hojas y consta el logo de la empresa, digo, del partido político. Claro, eso lo sabemos todos los que hemos trabajado para empresas, y todos los dueños de empresas,  como le gusta decir a Aguirre. La contabilidad A es bonita de mostrar, la B no está hecha para mostrar, sino para controlar no sea que se dupliquen sobres, no sea que lo que nos dijeron que nos ingresaban no lo hayan hecho y sobre todo, no sea que no devolvamos favores adecuados a donaciones tan preciosas, porque esas donaciones, en realidad, son secuestros de común acuerdo.

Pero como todo esto es tan inflamable que me supera lo dejaré aparcado en espera de reacciones y nuevas noticias o a la espera de que asaltemos nuestra Bastilla particular, lo cual supondría un abanico de objetivos vasto y un plan de ataque simple: ir y no movernos hasta que todos salgan pidiendo disculpas como uno que lo hizo a la puerta de la habitación del hospital, pero para no volver ya nunca más a salir que al patio de la cárcel.

Lo que pasa es que todo lo que se toca está lleno de grasa y mancha. Hoy el gobierno zombi del PP zombi arremete contra las farmacéuticas que pujaron a la baja en la subasta de compra de fármacos que realizó la Junta de Andalucía. Ese gobierno zombi y recortador que tanto racionaliza el gasto social se mosqueó porque la Junta andaluza usaba un cierto sentido común. Le pareció mal eso de crear un centro de compras para el SAS. ¿Por qué? ¿No suponía menos gasto? Sí. ¿Entonces? Como la política del PP y del PSOE es: y tú más, se vieron cogidos en un renuncio, así que no sea que les salga bien, lo llevaron al Consti, o al Suprem. En fin que lo perdieron. Pero como no les funcionó ahora castigan a las farmacéuticas rebajando unilateralmente precios. Ellas tienen manteca, así que patalearán y ya, sana sanita…

Pero de todo esto lo que se traslada a la opinión pública no es precisamente que rija el criterio del interés general. Ni mucho menos. Esta otra corrupción es algo más que semántica. Donde digo interés general, digo interés capital y luego si sobra ya veremos. Más claro… los libros del amanuense Bárcenas.

Manuel Bermúdez

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s