Cuando los deseos confunden a la política. Divorcio democrático.


pensamiento únicoRecuerdo hace unos años cuando mi hijo mayor no levantaba cabeza con los estudios. Un buen día cansado de oír nuestros augurios se plantea retomar sus estudios y entra en un módulo, sin ilusión especial, dirigido fundamentalmente a salvar el escollo de la falta de titulación. De este, sin acabar, pasa a otro y luego a otro. De repente, a meses de terminar y obtener su titulación, estudiando diariamente como en los últimos largos meses venía haciendo; de buena mañana me espeta: Papa no es cuestión de codos (de esfuerzo). Es sencillamente que esto no es lo mío, no lo entiendo. No tiene nada que ver con mi vida, con mis esperanzas para el futuro. Lo dejo. Vi en él un razonamiento absolutamente opuesto a aquel otro inexistente, a la actitud indolente y callé. Él continuó: sé que unos meses habría acabado, tendría mi titulación. Al fin obtendría aquello que me aseguráis como esencial para afrontar cualquier posibilidad laboral. Pero tengo una alternativa: quiero estudiar esto otro. He ido al instituto, necesito retomar el bachiller para hacer lo que pretendo. He preguntado al director del centro y al jefe de estudios. Tengo los temarios, los horarios. He de hacer esto aunque suponga un nuevo retraso de dos años para afrontar después lo que de verdad quiero conseguir. Le dí un fuerte abrazo y le dije adelante.

La sociedad no para de reclamar de los políticos y sus partidos un esfuerzo de trabajo en común para salir de la crisis. Como si todo el problema fuera hacer o no hacer un esfuerzo. De que generalmente la sociedad reclama cosas razonables no me cabe ninguna duda. De lo que sí dudo frecuentemente es de que la simplicidad con que se ven desde la barrera los toros, sea la forma de hacer política que necesitamos , que podemos y que debemos hacer.

Honradamente pienso que el acuerdo pretendido por el presidente Griñan responde más a un saludo montera en mano en el centro del ruedo, a un deseo por dar gusto al respetable, a una pose populista,  que a dar respuesta a lo que necesitamos, podemos y debemos hacer.

A qué clase de acuerdo pueden llegar los políticos y la sociedad cuando en la base del problema lo que subyace es un desacuerdo frontal en tres visiones de entender la política. Una, la del PP supone que la política está supeditada a lo que marquen los mercados (los bancos, las entidades financieras mundiales, los tiburones de las finanzas de capital-riesgo) que son fundamentalmente los responsables de la crisis actual. Otra, la del PSOE que contemporiza con el capital, cuando este cede algunas migajas de su poder para que la sociedad pueda organizar unos servicios básicos mínimos, siempre bajo la espada de Damocles de que el capital no apriete el acelerador de sus ganancias y plusvalías. Dice un amigo, de manera muy gráfica que la gravedad es al capital lo que una turboaceleración de la misma al neoliberalismo. Finalmente, la postura de la izquierda real es supeditar a la política cualquier otra actividad humana, la primera la economía, de manera que la independencia de las decisiones se consagre, esto es: trabajar para vivir, no vivir para trabajar, creando un estado fuerte que administre los servicios básicos garantizando así los derechos ciudadanos consagrados por esta y cualquier otra constitución.

Pienso que un acuerdo con estos mimbres no sólo es casi imposible, sino que supone el lujo de una pérdida de tiempo y esfuerzos inútiles. Todo el mundo se pregunta si esta especie de milagro se producirá para la fecha mítica del 28 F. Ningún político establece límite de tiempo ¿Podría ser de otro modo?

Andalucía, como cualquier otra comunidad autónoma no tiene ingresos propios. No es un centro de ingresos, sino de gasto. El estrangulamiento de la economía y por tanto de los recursos económicos necesarios para activar cualquier política viene impuesto desde el gobierno central del PP ahora, antes del PSOE, que pospone la política de las personas a la economía de las finanzas. Ayuda a las finanzas y desatiende a las personas. Recupera la economía de los bancos (alemanes, en primer lugar, y posteriormente españoles), mientras no genera medidas de empleo, nada desde la administración, confiando en que la empresa privada tire de la economía. ¿Qué pueden hacer las comunidades autónomas frente a esto? Unas tragan y otras, es el caso de Andalucía, traga lo imprescindible en una situación de cogobierno que no es más que el resultado del voto en las urnas de la sociedad andaluza. La misma que quiere que todos trabajen juntos, sin hacer distinciones de ningún tipo. Como si de lo que se tratase fuera de tirar las redes entre todos y así coger más peces.  ¿Dónde están los peces? ¿Qué redes usar? ¿Quién es el patrón? ¿Quiénes los marineros? Todos necesitamos comer, sin embargo a unos les interesa más acumular que dar la posibilidad de comer a los demás. ¿De verdad esto no se entiende? La situación parlamentaria andaluza es el reflejo, alterado por la ley electoral, de las ideologías de los individuos tan duramente criticada por ellos mismos, pero que supone finalmente la composición del gobierno y la oposición andaluzas.alternativa

El tablero de la política lleva a los partidos, incluida IU, a jugar a este juego diabólico que, cuando menos, dilata en el tiempo lo que sí es factible hacer por mucho que cueste y sea de resultado menos deseable del que soñamos. En este sentido los partidos, al tiempo que creen congraciarse ante una solicitud de la sociedad, realmente vuelven a alejarse de la misma.

Los estudios de mi hijo van como jamás lo hubiera soñado ni él ni yo. Su ilusión se evidencia en la felicidad que brilla en sus ojos, en su actitud vital. Lo que vale para la vida (que no hay más que una) de un individuo, en lo esencial, ¿no vale para la sociedad?

Manuel Bermúdez.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s