Carta a los jóvenes comunistas de Torredelcampo y a las JJCC españolas.


Entre otras montañas. Cuando todo lo que te rodea comienza a significar. A esa edad tan difícil en medio de la cual puedes perderte y encontrarte tantas veces como la vida y el carácter que empiezas a forjar lo deciden. En aquel otro paisaje cuajado de castaños cinco veces centenarios, rodeados de frondosos helechos. Tierra abonada desde la más remota antigüedad. Allí rodeado de desconocidos y futuros amigos del alma todo era nuevo y sabía distinto.

jjccLa primera comida común. La primera jornada de estudios comunes en un aula silenciosa, llena de expectativas. La primera salida furtiva. El primer contacto con la teoría de la lucha de clases. Aquí un amigo, aquí Carlos Marx. La nueva trova cubana. El Olimpia dando cobijo a españoles. París. Julio Cortazar, León Felipe, Alfonso Sastre. Manuel García Caparrós, no mucho mayor y ya historia de Andalucía. Hilario Camacho sólo sobre el escenario. Pablo Guerrero, un barbudo extremeño de voz cálida y planta de profesor sin edad. Con tu puedo y mi quiero llego a Vallecas, a donde aún no he ido. Estoy en Aracena, perdido en medio de una sierra feráz, pero sé qué grande es el mundo que me rodea. Abro los ojos, las manos, el alma y me juro no renunciar jamás a la utopía.

Ahora al pie de otras montañas, pobladas en exceso de olivos, descubro con interés la bella forma de sus troncos y ramas. El difícil parto y crecimiento. La curvatura compleja de su madera, la generosidad sin límite de su flor.

Otros cachorros llegan a nuestras orillas, infinitamente más perdidos que yo a su edad, pero tan llenos de vitalidad y preguntas, tan necesitados de amparo y amor. Mil veces distraídos entre las hormonas y la tecnología. Cientos de canales abiertos para sentir más profundamente la soledad. Ocio regalado a precio de consumo de a poco o a mucho. Vacío impuesto… asfixia de futuro.

Los cachorros comunistas invaden nuestra antigua sede y piden la palabra. ¡Lo que tendrán que ver vuestros ojos! Valor y entrega. Sois bienvenidos a una casa construida por muchas manos, sostenida a base de ilusión y gratuidad. Pensada para abrir la ventana de la esperanza, el conocimiento y la revolución. Mil veces lo habéis oído, mucho me temo que tardéis en asumirlo, porque no es nada fácil. El futuro vuestro es para regalarlo sin medias tintas. La sabiduría para que otros aprendan a pensar como se hacía en un principio, por los siglos de los siglos. La fuerza para que la usen los débiles, que son un ejército sin saberlo. Nadie dijo que fuera fácil. Yo, todos los que os acompañamos os aseguramos que es apasionante. Sed. Sumad. Creced.

Manuel Bermúdez

Anuncios

Un comentario en “Carta a los jóvenes comunistas de Torredelcampo y a las JJCC españolas.

  1. Lo mejor desde luego que nos podía pasar, y sin duda, un signo de modernidad, progreso y libertad para Torredelcampo: la existencia de unas juventudes comunistas otra vez, después de tantos años. Bravo!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s