Que viva España, el alcalde Zoido y la pulisía.


Durante el fin de semana se han dado instrucciones desde el gobierno para que se paralicen los deshaucios. A partir del suicidio de la esposa de un exdiputado socialista todo parece haber cambiado. El dolor, la desesperación y la impotencia de los desahuciados ya no es el mismo que unos días antes, así que Rubalcaba y Rajoy al teléfono se han dicho con gravedad, Mariano, Adolfo, tenemos que hacer algo,  hay que parar ya tanto sufrimiento.

LLega el lunes y la noticia aparece en todos los medios públicos y privados, o sea privados y privados y acto seguido se conoce:

  • El Alcalde de Sevilla garantiza por el poder que le otorga el cargo que Emvisesa paralizará todos los desahucios.
  • El SUP (sindicato mayoritario de la Policía española) hace público su apoyo a aquellos policías cuyas conciencias les impidan asistir activamente a un desahucio.

¿Se puede ser más sinvergüenza, más mala persona y más ruin como sindicalista y/o alcalde? Estas gentes están por el silencio de los corderos, por la lujuria de aparentar bondad y justicia cuando ya no se juegan nada. ¿Se puede caer más bajo? Todavía por más que no lo creamos sí, se puede caer mucho más abajo, porque falta mucho por conseguir ya que es mucho lo que hemos retrocedido en estos últimos años.

Un alcalde en España, todavía, manda más en su localidad que un presidente de gobierno gracias a la ley de administración local que convierte en presidentes a los alcaldes (el puesto es alcalde-presidente). Pues ¡no manda ná un alcalde! Eso sí, tiene que querer. Por eso puede hacer un encaje de bolillos con los planes de ordenación urbana y el que venga detrás que arree. Por eso puede convertir un ayuntamiento en agencia de colocación de un partido político. ¿Cuántos casos conocemos todos y cuántos alcaldes han sido inhabilitados y encarcelados, cuántos han entrado en la cárcel después de hacer de su capa un sayo?

Un policía, sea nacional, autonómico o municipal jura defender la ley, el orden y estar al servicio del ciudadano. Pero aunque todos sabemos que la democracia protege la libertad de conciencia ¿cuántos policías conocemos que la ley, el orden y el servicio que defienden no tienen nada que ver con la ciudadanía y la justicia, a cuántos hemos visto abrir paso a los manifestantes no violentos y cuidar de su seguridad cuando iban a defender a una familia por ser desahuciados, a exigir que el Congreso no legitime a un gobierno ilegítimo que incumple sistemáticamente su contrato electoral, a cuántos policías hemos visto abandonar la porra, quitarse el casco y avanzar junto a los ciudadanos que protege para junto a ellos protegerse a sí mismo y a todos? Otros por defender causas más justas han perdido su trabajo, unos seis millones de españoles…, más o menos.

Vivimos una época de mentiras, de indignidad, y de alzehimer. En minutos se nos olvida el dolor y la impotencia. Ellos lo saben y por eso actúan así. Como en los concursos de la tele, lo último visto es lo que cuenta, aunque el primer o segundo concursante hayan sido una maravilla.

En Torredelcampo IU presentó el pasado día 22 de junio una moción en la que se instaba al ayuntamiento a pedir al gobierno la paralización de los desahucios, pero además pedía:

  1. b.      Creación y apoyo de protocolos de actuación de servicios sociales en casos de desahucio, y colaboración en pedir al juez la suspensión del desahucio cuando éste sea por motivos económicos y se refiera a la vivienda única y habitual.
  2. c.       No poner ni un solo policía local a disposición de las órdenes de desahucio.
  3. d.      Interpelar a las entidades financieras que operan en Torredelcampo para exigirles la paralización de los desahucios y la condonación de deudas ilegítimas fruto del actual proceso de ejecución hipotecaria.
  4. e.      Colaboración de los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Torredelcampo con las familias víctimas de un desahucio o ejecución hipotecaria en todos los casos que lo requieran.

Cuando ya no merezca la pena poner en práctica estos acuerdos ni en Torredelcampo ni en el resto de España, todos los ediles y edilas aprobarán estas medidas y los que ya lo hicieron las pondrán en práctica. Si no, al tiempo. Todos se apuntarán al carro, al carro de manolo escobar y seguiremos cantando que viva España.

Pero puestos a pedir, ahora que están puestos a dar, vamos a pedir que los gobiernos de los ayuntamientos no olviden su ideología, hagan uso de su programa electoral y olviden las consignas de sus partidos. Vamos, que hagan lo que es justo. Y a la policía que cuando estén frente a manifestantes no violentos que piden justicia abandonen sus actitudes, recuerden que el pueblo es soberano, que pertenecen al pueblo y al pueblo deben su servicio y tengan lo que hay que tener para usar todos los medios a su alcance en favor de la ciudadanía y la justicia, que tampoco es pedir tanto. ¿Pedirles que actúen unos y otros en defensa del pueblo soberano es mucho pedir en democracia? Tal vez este sea uno de esos momentos únicos donde deban detenerse todos a pensar a quién han defendido realmente hasta el día de hoy.

Manuel Bermúdez

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s