Más que una huelga general


No es que una jornada de Huelga General no sea suficientemente importante; de hecho, es el mayor instrumento de lucha que tiene en sus manos la clase obrera para oponerse al capital; siempre tiene, además, un carácter político, pues las medidas que aplican los empresarios para aumentar sus beneficios tienen cobertura en las leyes que aprueban los Gobiernos. Siendo ambas cosas tan ciertas, la jornada de huelga prevista para el próximo catorce de noviembre tiene un carácter que, asumiendo lo anterior, lo trasciende para ser algo más: una respuesta ciudadana de la inmensa mayoría de este país que está sufriendo de forma continuada las agresiones del Gobierno del Partido Popular que hace menos de un año ganó las Elecciones Generales y se ha aplicado, a fondo, a desmantelar el estado del bienestar para que la salida de la crisis del sistema capitalista se haga por la derecha y, en el camino, se queden las conquistas tan duramente conseguidas por los trabajadores.

Por eso, en la convocatoria de esta Huelga General en la que los Sindicatos de clase tienen, como es natural, un protagonismo legítimo, hay implicadas más de ciento cincuenta organizaciones que conforman la Cumbre Social, un movimiento ciudadano que trata de canalizar el descontento generado por las reformas y los recortes del Gobierno de Mariano Rajoy. Y, por eso, el catorce de noviembre, deben parar los centros de trabajo, el comercio, los transportes, las universidades y las escuelas, pero también las personas que están en paro (esa cifra de la vergüenza que va camino de los seis millones), quienes han perdido su vivienda, los pensionistas que han visto mermados sus recursos por los gastos farmacéuticos, las personas dependientes, las mujeres expulsadas del trabajo remunerado, los estudiantes y los jóvenes con currículos brillantes y sin empleo, los pequeños empresarios que encaran la subida del IVA y los agricultores que sufren las consecuencias de la política agraria comunitaria y del bajo precio del aceite, los jornaleros que tendrán este año más dificultades para emplearse en la campaña de aceituna y los que no reciben ningún tipo de prestación y están a un paso de la exclusión social… Ésta huelga es por todos y por cada uno de nosotros porque, excepto una minoría que mueve los hilos del poder económico, todos podemos sentir las consecuencias de un sistema implacable que puede vivir manteniendo en la precariedad y en la marginalidad al sesenta por ciento de las personas: ése es el diseño del gran capital, convertir a los seres humanos en mercancías que se compran y se venden según la ley del mercado, trabajadores sin conciencia de clase, aislados e insolidarios, que respondan a la voz de su amo y olviden las conquistas y la historia del movimiento obrero.  Digamos otra vez, alto y claro, que no somos culpables de nada, ni hemos vivido por encima de nuestras posibilidades por querer tener una vivienda, un coche o unos días de vacaciones pagados con nuestro trabajo; muy al contrario, que se sientan culpables quienes hacen ostentación de su riqueza y amasan fortunas que descansan en paraísos fiscales y los gobiernos que facilitan despidos laborales y contratos precarios, los que inyectan dinero a la banca y dejan a familias en la calle porque la pérdida de su empleo les impide pagar la hipoteca del piso.

Es más necesario que nunca plantar cara al capital no sólo parando el país el catorce de noviembre,  sino movilizando las conciencias para saber lo que está en juego, lo que estamos perdiendo cada día y la amenaza de un futuro que da miedo imaginar. Esta jornada de huelga tiene un marcado carácter ideológico, es un paso más en una lucha que no va a detenerse, porque vamos a seguir trabajando para construir una alternativa política y social a la dictadura de los mercados. Por eso, estaremos en la calle el día de la Huelga General, uniendo nuestras manos y nuestras voces como en los versos solidarios de Chicho Sánchez Ferlosio: “A la huelga diez, a la huelga cien, a la huelga, madre, yo voy también. A la huelga cien, a la huelga mil, yo por ellos, madre, y ellos por mí…”

Ana Moreno.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s