La crisis socialista en un balcón del Palace.


Según el refranero popular difama que algo queda. Esta sentencia como tantas otras es una verdad constatable, por eso el refranero es sabio, porque colecciona frases después de haber constatado la veracidad a través del tiempo y el espacio. Puede parafrasearse esta como tantas otras sentencias con mayor o menor éxito ya que la veracidad de la misma se encuentra en su raíz, en su moraleja; así todos convendremos que algo mil veces repetido conseguirá un efecto meta-auténtico, la propia repetición del dicho o el hecho convertirá en cierto para la inmensa mayoría lo que no tiene por qué serlo, pero no.

A fuerza de repetir hasta la saciedad que el PSOE es un partido de izquierdas hay quien así lo cree, pero para ser de izquierdas hay unas líneas rojas, (la leche de las líneas rojas de nuestro tiempo) que no pueden traspasarse, por que si lo consentimos terminamos por creer que la afirmación: el PP es el partido de los trabajadores, es cierta. ¿Qué es verdad y qué no lo es?, finalmente la verdad, como la realidad, tiene mil caras y para cada cual será la suya la cierta y no otra.

Digo todo esto porque ante la crisis que acaban de descubrir los afiliados y simpatizantes del PSOE, que finalmente se trata de una crisis de resultados y no de entidad, de ideología, de programa – transversal se diría ahora, más allá de las coyunturas electorales -,  nuestros vecinos de escaños tratan de defenestrar a su cabeza visible, mientras el buen Rubalcaba se enroca sin convencimiento. Otros, lo digo porque pienso que es representativo, como el PSOE de nuestro pueblo, saca del baúl la famosa foto de Felipe y Alfonso en el balcón del Hotel Palace el 28/10/82, unidas sus manos en un altivo posado lleno de euforia. El Primer comentario que puede leerse es el siguiente:  buenos tiempos pero hay que vivir el presente y preguntarnos que ha pasado,porque estamos ahora así…..? y a este sigue un número nada despreciable de otros coincidentes para, por el momento, cerrar con un:  ¿dónde estan? (refiriéndose a la célebre pareja González-Guerra), ahora los necesitamos mas que nunca.

Recordemos para no faltar a lo cierto que durante el período de mandato socialista de aquella “tacada” además de guerra sucia e irrupción de la corrupción en la democracia, también criticada por los propios comentaristas facebookleros, España cambió de modo que como vaticinó D. Alfonso no la conoce ni la madre que la parió. Cierto, lo que ocurre es que el precio pagado para crear infraestructuras fue muy alto y barato, barato porque casi todo se pagó con fondos Feder y bajada de progresividad impositiva, medida no de izquierdas precisamente…, alto porque comenzamos por entrar en la OTAN (de entrada no, pero como continuación sí) para poder tener acceso a Europa, a la Europa de Willy Brandt con quien fue de la mano D. Felipe hasta generar Maastricht, famoso tratado por el que finalmente el mismo PSOE en su otra tacada gubernativa, cambió junto al PP, partido no de izquierdas precisamente…, la Constitución del 78 para asegurar a los acreedores su cobro de deuda por encima de las necesidades (y las posibilidades) del pueblo español.

A juzgar por este somero, pero fiel a los hechos, relato de la historia, habría que corregir el comentario al pie de foto para decir: buenos tiempos, pero hay que ser conscientes del pasado y  preguntarnos por qué estamos ahora así.

¿Qué me traiciona entonces si me detengo a mirar los comentarios de mis vecinos de pueblo y, metafóricamente, de escaños? Me traiciona el dicho popular: una mentira repetida se convierte en verdad, y no me traiciona el refrán  no por mucho repetir mentiras estas se convierten en verdades. Así es. El PSOE, espejo de otros partidos socialdemócratas nacido en el contexto de la revolución industrial donde se avalaron los créditos de guerra alemanes, en el año 21, ya en España se escindió de la III Internacional y posteriormente, en Suresnes, excomulgó el marxismo. Durante los años felices de nuestra democracia, sin abandonar sus siglas de socialista y obrero, deseducó a generaciones hasta conseguir que la ultraderecha española nos llevara a Irak y como consecuencia al 11 M y creó una clase media – alta que votando masivamente en diversas elecciones retroalimentó la falacia de autodenominarse izquierda, (como somos más nos llamamos como nos de la gana).

Entonces: el PSOE no es un partido de izquierdas ni quiere serlo, magnífica su expresión de hoy en facebook y a seguir dándole, que es gerundio. El PSOE quiere ser de izquierdas, mal la expresión de hoy en facebook, hay que seguir ahondando en los porqués de la crisis, compañeros. El PSOE no quiere ser de izquierdas ni de derechas, Rubalcaba hace muy requetebien en su jugada y Griñan podría dar un salto circense, premiándose el no sé nada de los ERES con postularse para presidir el próximo gobierno de izquierdas de nuestro país.

Manuel Bermúdez.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s