A los cerdos que dirigen Caja Rural de Granada


La Caja Rural de Granada ha hecho público un comunicado en el que lamenta el suicidio de su deudor, José Miguel Domingo, en el día de ayer y como consecuencia de dicho comunicado me he llenado de odio e ira, cosa que sólo me sucede con Aznar, Montoro, De Guindos, Santamaría, Mariano, Aguirre, Felipe González y toda la plana mayor de la mentira prepotente, descarada, soez y mercenaria del capital mundial en España.

El redactor o redactora del documento realiza un ejercicio de cinismo que raya en la virtuosidad. Juega con la metáfora de una ayuda, como si de vecinos o familiares se tratase, ya que aclaran que el préstamo hipotecario sirvió a su deudor para liquidar la herencia que había recibido de su madre al resto de sus hermanos. Con esta aclaración indigna de cualquier entidad financiera, probablemente hasta ilegal porque se hace público el motivo personal de una petición de hipoteca, pretende Caja Rural de Granada presentar un rostro benefactor. Finalmente lo que hizo Caja Rural de Granada fue conceder un préstamo hipotecario, del que, como no puede ser de otro modo, la garantía frente al impago es la vivienda hipotecada y el resto de intereses, etc.

Continúa el despropósito llegando a equiparar, casi, su conducta con la dación en pago, cuando obviamente aplicó un período de carencia y sus intereses correspondientes y finalmente, no menos doloroso y abyecto, en todo momento equipara su dolor al de los vecinos,  incluso, familiares, su desconocimiento al de los propios familiares y su duelo al de sus propios empleados. Tanta humanidad me embarga y también supongo que embargará a los familiares de José Miguel Domingo. Mucho me temo que vayan los altos cargos de Caja Rural de Granada a pedir su ingreso en la Cartuja, contritos, demudados por el dolor… a toro pasado.

Y si José Miguel Domingo hubiera pagado el total de la deuda a costa de la alimentación, o de la salud, o hubiera vendido su sangre en el mercado negro, ¿también habrían escrito algún comunicado consternados? No, la muerte hace mucho ruido y es más fea que la pobreza, sobre todo si es pública.

Cuando un ser humano vende su fuerza de trabajo hasta el punto de enriquecerse por encima de sus posibilidades, como la cúpula de Caja Rural de Granada, pierde todo aquello de humano por lo que es respetable. Por eso nos engañan y estafan. Por eso los odio y los desprecio.

Manuel Bermúdez Trujillo

Anuncios

2 comentarios en “A los cerdos que dirigen Caja Rural de Granada

  1. Queda muy bien el protestar y hacer fuerza moral a los afectados, pero seguiran riendose de todos este sistema que tenemos. Tal vez sería mejor unirnos todos y sacar todo el dinero de las cuentas, a ver con que se financian ahora, recordemos que la liquidez de estas entidades es el dinero que depositamos en ellos.

  2. Algo habrá que hacer. Estamos demasiado hechos a aguantar lo que nos echen. A mí me asombra que no se oigan por el pueblo comentarios sobre la estafa de los valores del Santander, que ha afectado a muchos torrecampeños

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s