Aquí se trata de España.


Aquí se trata de España,

bien se ve que aquí se trata,

de la España de la reja

la tortura, la mortaja… ( Rafael Alberti) [tendremos que confiar en mi memoria, no encuentro el poema para transcribirlo tal cual. Nota del autor]

Mire usted, conciudadano, amigo o camarada. Aquí se trata de España y se trata de confusión y se trata de miedo.

Cuando un gobierno hace exactamente lo contrario de lo que anunció en su programa electoral cuando sólo era un aspirante, está incumpliendo un contrato. Tan así es esto que gentes como Valderas realizan un ejercicio de reiteración pedagógica firmando ante notario sus promesas electorales. Tan es así, que ante sus propias patrañas, el Partido Popular ya incluso hace alarde de sus incumplimientos, ignorando las hemerotecas, etc. Esto, que a muchos se les antoja una especie de arrojo no es más que una burla más sobre nuestras conciencias.

Por supuesto que el Partido Popular conocía, como todos nosotros, con más o menos detalle, cuál era la situación de España, y así fue que presentó una especie farragosa de programa, porque de haber dicho la verdad no lo hubiera votado ni dios. Sin embargo, mira tú por dónde, en lo que sí se mojó mintió expresamente.

Esto es muy serio señores. Tan serio que aquí estamos todos viéndolas venir. Ellos esperando que no nos lancemos a su cuello, nosotros mirándonos a ver quién es el guapo que le pone el cascabel al gato. La justicia, o sea, la maquinaria de la justicia, como siempre velando por sus propios intereses desde que Isabel y Fernando la diñaron y dieron con sus huesos en Granada. (no debo olvidarme en volver a esto posteriormente).

¿Necesidad o ideología? Hace unos días me preguntaba alguien que no debe haberse molestado mucho en pensar por si mismo, si lo que hace nuestro gobierno es fruto de la necesidad o de la ideología. Aprovecho para dar aquí mi opinión. Si el presupuesto de sanidad en España es de 70 mil millones y cada año se defraudan 70 mil millones a Hacienda, y nuestro gobierno con estos pelos ¿es necesidad o ideología?

Pero no estaría de más incluir un concepto distinto de aquellos con los que nos quieren hacer pensar estos del pensamiento único: Objetivos.

Si el objetivo de los gobiernos fuera, como todos declaran ser, hacer la vida mejor para todos los ciudadanos y ciudadanas, nadie jodería tanto a la ciudadanía y nuestra posición interna y externa sería muy otra en estos momentos. El PP quiere llevarnos a su huerto particular, a sus fincas de braceros sin derechos, directamente. El PSOE (hay que ver qué vergüenza siento cada vez que tengo que escribir esa “S” y esa “O” de socialista y de obrero) ha abdicado del significado de esas siglas desde hace ya lustros y se conforma con vivir de las migajas que caen de la mesa del rico Epulón, porque como ellos bien saben, lo demás son utopías de perros flautas.

Entre tanto mi partido, El PCE, historia obrera hecha carne y sangre, decide si se dan las circunstancias para asaltar el palacio de invierno, mientras millones de conciudadanos están parados, humillados, y nuestros derechos caen por el bajante hacia cualesquiera cloacas, inundando el país de mierda. En el mejor de los casos, esperando los ciclos esto no se soluciona ni en veinte años y una gran guerra o muchas pequeñas e igual de injustas. Por esto cuando miramos a Cañamero o a Gordillo se nos ponen los pelos como escarpias. Ellos viven con la ciudadanía. No. No penséis que ese sólo gesto servirá para algo, pero hacen falta brazos, mentes, decisión y algo más que buena voluntad para recobrar la vergüenza tras haber pasado por el derecho de pernada, nosotras y nosotros.

Tan estamos esperando que llegue el rescate de Europa, unos temiendo perder el apoyo que (vaya con la cifra) diez millones de españoles les otorgaron y por los que ahora muestran los dientes, otros esperando que suceda para hacerse aún más buenos ante sus otros diez millones de clientes, mientras nosotros, los que nos decimos Españoles, obreros, marxistas, no hacemos mucho más que denunciar sin éxito, con la prensa a la contra y separados como leprosos los unos de los otros.Continuamos desojando las flores del palacio de invierno, sin levantarnos con la intención de rescatarnos en serio y para siempre.

Y aquí estamos, esperando que la Europa de la que nunca fuimos parte más que mediante el dinero que ella misma nos prestaba y la sangre de los nuestros, entregada a los austrias y los borbones, nos diga a qué cortijo tenemos que ir, cómo hemos de comportarnos y cuánto será nuestro salario mañana, no pasado ni al otro, mañana, mientras servimos a sus turistas y jubilados cualquier baratija en nuestras playas.

Compré con dificultad una bellísima bandera de la República Española en Granada, me la envolvieron en papel y luego la introdujeron en una bolsa de plástico opaca. A la salida a la calle me dijo el comerciante: antes las teníamos en la puerta junto a las demás, pero hemos tenido que quitarlas porque un agente nos ha dicho que es anticonstitucional. Yo le pregunté si su tienda era en realidad el Ayuntamiento y me fui pensando que allí volverían a matar a Federico, porque nadie quiere saber nada de nada.

Manuel Bermúdez Trujillo.

(IU Torredelcampo no se hace responsable de las opiniones personales de los colaboradores de esta web cuando hablan de manera personal)

Anuncios

Un comentario en “Aquí se trata de España.

  1. Cuánta razón, Manuel. Qué incapaces en lo que de nosotros depende; sólo sabemos ser arrojados cuando las circunstancias-a la fuerza-nos arrojan contra una realidad a la que nos pasamos esquivando toda la vida (unos con más éxito que otros, según la suerte propia)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s