Despeñaperros. Pasado o futuro


Hoy, nuevamente, la prima de riesgo ha vuelto a subir y a la hora en que escribo este artículo la bolsa lleva 1,49 puntos perdidos.

Dígame usted, si fuera un banco extranjero, un inversor en deuda soberana ¿qué estaría pasando por su cabeza en estos momentos?. Si este fuera mi caso y yo tuviera la mentalidad capitalista necesaria me diría:

España. ¿Qué produce España?. Turismo. Fruta y verdura. Deportistas de élite. Corrupción política. España. ¿Qué inversiones internas se están produciendo en España para generar una industria fuerte e innovadora? Siendo el país europeo con más paro ¿qué tipo de fiscalidad se practica, la recaudación de impuestos puede ayudar al crecimiento económico?

Me continuaría haciendo muchas preguntas más y salvo una reforma laboral que está a punto de constituir la única y verdadera razón por la que devolver industrias de India o China a España por sus bajísimos costes de mano de obra (por debajo de los salarios griegos) y la facilidad para despedir a trabajadores, no encontraría ninguna razón para invertir aquí. Además los trabajadores españoles no están dispuestos a resignarse y habrá huelgas hasta que esto cambie.

El turismo es estacional porque no se ha invertido ni se invertirá en turismo de calidad cultural y de interior. Las empresas turísticas españolas, tal vez las más fuertes en el mundo, se hacen a sí mismas la competencia desde países caribeños y mediterráneos, y por supuesto tributan fuera de nuestras fronteras. El sector agrícola, a pesar de su calidad y potencia productiva se encuentra en una situación bajista, a pesar de nuestros bajos salarios no podemos competir con los de Marruecos, ni queremos, al fin y al cabo los empresarios de allí son los de aquí, abrigados por el monarca alahuí y sus latifundios.

El PP está trabajando para la inversión exterior, pero la inversión exterior se hace este tipo de preguntas y en estas condiciones no llegará. Más aún, el PP está trabajando para los inversores nacionales, esto es, para la patronal española. ¿Pero cómo es la patronal española? Cuando analizamos el tipo de sociedad que constituímos y vemos que estamos a años luz de los países que tomaron el tren de la industrialización, la cultura, la investigación, etc. o sea, los países centro europeos, ¿nos damos cuenta de que esa sociedad también es la sociedad de los llamados hoy en día “emprendedores”, los empresarios españoles? Si quitamos la excepción de Zara ¿qué tipo de empresarios nos quedan en España? ¿Qué naturaleza, formación, capacidad de trabajo, visión a largo plazo, calidad de inversión y capacidad de riesgo atesoran?. Mirad. En un país como el nuestro con condiciones inigualables para generar energías alternativas ¿cuáles son los planes al respecto, cuál la investigación privada y la inversión? ¿Para quién, entonces, trabaja el PP?

El 25 de marzo nos jugamos mucho más de lo que creemos. Con todas las críticas, el trabajador español, el andaluz en particular, está muy por encima de las expectativas del empresariado. Es más capaz, se arriesga mucho más, se identifica más rápidamente con el porvenir, ha dado muestras continuas de mayor generosidad y entrega que los propios empresarios. Y lastimosamente más de un 60% de los trabajadores y trabajadoras españoles han votado la política del PP, a sabiendas de que nos engañarían. Ahora, tres meses después de su toma de posesión del gobierno en España, sabemos lo que desean hacer, lo que ya están haciendo. A quién favorece y a quién no. Sabemos que a los trabajadores no los favorece. Los impuestos de los asalariados suben y la precariedad y sueldos del trabajo bajan. Los impuestos a las fortunas y el capital, estancados y bajos desde los gobiernos socialistas no se ponen al día, sin ayudar a soportar la carga de la deuda. La empresa pública se privatiza y la privada no genera puestos de trabajo por la falta de consumo interno y de préstamos bancarios. Las políticas de ahorro y contención del gasto público nos llevan a la ruína. Lo sabemos, es lo que hemos votado mayoritariamente los trabajadores españoles. ¿Repetiremos con la misma receta en Andalucía?.

No se trata ahora de parar a la derecha por el hecho de serlo. No se trata de parar lo que para nosotros es el folcklore del señoritismo andaluz. No se trata de cuestiones meramente sociológicas. Hablamos de nuestro presente y del futuro, inmediato y a largo plazo. Con estas políticas estamos propiciando que España se sitúe entre los países más pobres del mundo, con menos capacidad de crecimiento y, dada la polaridad extrema del capitalismo, estamos abocados a no salir del hoyo en lustros. Esto es lo que nos jugamos en las próximas elecciones del 25 de marzo.

No debe ganar  la socialdemocracia estas elecciones. No debe por razones de higiene social. Porque 32 años son muchos días para corromper, clientelar, adormecer, anestesiar, embaucar y ya no saber dónde estamos ni para qué. Hace falta que se renueve el aire, las ideas, el empuje. Necesitamos una catarsis, pero a la vez necesitamos poner en marcha la ilusión y el trabajo, no perder el tiempo y cambiar el discurso del y tú más a que esta democracia descafeinada nos acostumbra con el bipartidismo. Construir el futuro inmediato con ilusión y fuerzas renovadas.

Hace falta que gane la sociedad, en modernización, en energías. La tierra está dispuesta, los trabajadores y trabajadoras, los estudiantes, los investigadores, todos deseamos ponernos en marcha para dar ejemplo al resto del país. Por que sabemos que tenemos la fuerza y el conocimiento para hacer las cosas de forma distinta.

Hace falta que paralicemos los retrocesos, la vuelta al pasado, el regreso a la pobreza extrema, en Despeñaperros. No es sólo una frase.

La reconquista de la razón y el sentido común llegará de la mano de Andalucía si los trabajadores y trabajadoras andaluces así lo quieren y no se llaman más a engaño. Lo podemos hacer. Lo vamos a hacer. Sólo de nosotros y nosotras depende.

Manuel Bermúdez

(IU Torredelcampo no se hace responsable de las opiniones personales de los colaboradores de esta web cuando hablan de manera personal)

Anuncios

Un comentario en “Despeñaperros. Pasado o futuro

  1. Mejor expreado, imposible. Ahora toca luchar contra una fatalidad que nos cuesta comprender, y que nuestros adversarios utilizan sin cesar: mientras más grande es una mentira, más gente la cree. Nosotros partimos de que es al revés: cuanto más grande es la mentira, más evidente es su falsedad. Y nos equivocamos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s