Por qué voto a Izquierda Unida


A mis casi cincuenta, no te mentiré, estoy cansado. Los años no pasan en balde y las enfermedades, más mi tozudez por no mejorarlas, hacen su trabajo incesantemente. No será raro entonces que piense en la muerte en más de una ocasión, y así rato a rato la voy conociendo, haciéndome amigo de ella, no novio, por dios. Es la otra cara de la misma moneda y se que llegaré a ella un día con el mismo talante que esta mañana me levanté, pudiéndome mirar a los ojos con franqueza, no porque no tenga nada de lo que arrepentirme, sino porque tengo mucho que perdonar a primera hora y a última del día. Y lo hago con presteza, que no ligeramente; sabiéndome torpe y aprendiz, lleno siempre de ilusiones por las que continuar hasta aquella hora que me sorprenderá quién sabe cómo.

Lo que cansa de la vida es la mentira, el afán por conservar y el desamor. Lo último no lo siento. Me sé amado por quienes son verdaderamente indispensables, mi mujer, mis hijos, mis padres y mis amigas y amigos. Yo rezumo amor, no está mal que lo diga porque lo hago, aunque no siempre consiga comunicarlo tal cual lo siento.

Así que estoy cansado pues de la mentira y el afan por conservar. Verás, no se trata de mis mentiras ni de mi afán por conservar. Nada tengo material que me ate, una vivienda en venta, un coche compartido, un portátil con el que hago echar humo a sus teclas, una cámara fotográfica casi sin estrenar, libros. Cuando venda la casa no tendré ni deudas. Las deudas me han mostrado muchas mentiras y mucho afán por conservar por parte de bancos, comerciantes y toda esa parafernalia de que nos rodeamos sin saber que sólo les mueve la usura y el capital, cayendo en sus redes de necesidades creadas por la que nos esclavizan a modas y usos que nada tienen que ver con nosotros, ni son nuestros, ni somos ellos. Nada tendrán ya de mi. Aprendí la lección de la mano de quienes me quieren, de mi propia conciencia personal, ciudadana y, ya ves, me siento libre.

Estoy cansado de la mentira de quienes deciden por mi en lo importante para mis relaciones personales, los gobiernos y sus turnos de poder, los periódicos que ya no cuentan más que mentiras, pequeñas parcelas de verdad, papeles donde la realidad se amolda a lo que, otra vez, el dinero necesita que se conozca, se sepa, se crea. Cansado de pasar por tonto y descubrir que la mentira, la indignidad y la impunidad campan en este mundo terrible, donde los buenos, por inocentes, mueren de hambre o persecución, y donde los malos son tan malos como los que son armados por occidente para hacernos creer que buscan la liberación y la democracia.

La mentira es nuestro pan de cada día. La economía, la salud, la educación, la convivencia están siempre en jaque. Esperando no ser manipuladas por los desaprensivos de turno que en su nombre nos empobrecen, nos enferman, nos hunden en la ignorancia y la guerra.

Yo hallé un lugar de camaradería y verdad, lleno de contradicciones y no siempre bien organizado, eso sí, humilde y pobre como las ratas, falto de medios y atención, menospreciado, difamado. Me va la marcha ¿eh? Es ese mismo lugar que siempre está dispuesto, ese en el que no falta la autocrítica y la ilusión, el cansancio después del trabajo que siempre está haciéndose, como en cada casa donde si quieres jamás paras. Aquel donde ser mujer es virtud, ser mujer con peso específico orgullo. Es el lugar para soñar y después programar cada paso para que el sueño pueda cumplirse, el lugar donde se piensa en plural, por más que los otros y otras sean contrincantes. Donde las prisas no son buenas consejeras y se puede llamar iluso a alguien, pero no ignorante. Se puede acusar de todo menos de indigno.

El lugar de la esperanza, que jamás se terminará de construir, pero donde está asegurado el trabajo de hoy y de mañana, la ilusión de mañana y del porvenir. Por eso yo voto Izquierda Unida y siento que todo está siempre por hacer, pero que no confundo el camino.

Esto no me sirve para consumir, para tener ni medrar. Y qué. Me sirve para vivir.

Manuel Bermúdez

(IU Torredelcampo no se hace responsable de las opiniones personales de los colaboradores de esta web cuando hablan de manera personal)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s