Contra la reforma laboral.


¿Cómo está saliendo de la crisis la economía mundial?

Se habla de brotes verdes, la directora del FMI Christine Lagarde hizo ayer declaraciones sobre las buenas perspectivas que la situación económica comienza a mostrar. Aunque advierte de la fragilidad del sistema todavía, se atreve a asegurar que los pasos dados hasta ahora tanto en EEUU, como en la UE suponen una cimentación adecuada para una salida gradual de la crisis.

El FMI , el BM, el BCE y los gobiernos de los países más industrializados están sentando las bases del crecimiento futuro con las medidas más regresivas posibles, en esto no son nada originales. Estos organismos siempre han funcionado bajo los principios básicos del capitalismo y no lo ocultan jamás. Son los modos en que comunican sus medidas, la palabrería basada en aseveraciones paternales y conservadoras las que varían más o menos de unas crisis a otras, de unos países a otros. Después de lustros reconvirtiendo las economías y usurpando soberanías a los países en vías de desarrollo o directamente del tercer mundo, ahora le ha tocado a la vieja Europa. Lo que está ocurriendo en Grecia, Irlanda y Portugal, y amenaza continuamente por ocurrir en España e Italia (aunque es evidente que para este último país nunca la amenaza se hará realidad), es lo que ha ocurrido durante decenios en Argentina, Bolivia, Venezuela, etc. Nos han dado nuestra propia medicina y estamos saboreando la amargura que tantos millones de personas, a las que mirábamos desde nuestra atalaya privilegiada, llevan  tragando generación tras generación.

Pero, no nos quepa ninguna duda, todo esto pasará. No por nuestro bien, por el bien de los súbditos de las democracias consolidadas de occidente, sino por el bien del capital, que no va a permitirse el suicidio y necesitará de consumidores y usuarios, que es lo que somos para nuestros dirigentes políticos, económicos y religiosos. Necesitará de consumidores, usuarios y sobre todo de mano de obra que mantenga el tinglado lo suficiente como para sacarle todo el jugo monetario posible a esta ubre, cada vez más acabada que son nuestras sociedades y nuestro mundo.

Sin embargo ahora se han asegurado de que la cosa vaya para largo. Que saldremos de la crisis es seguro, pero cuando salgamos se verán los efectos de las reformas laborales y financieras que ahora se están implantando. Si, saldremos de la crisis, pero los trabajadores y trabajadoras que un día nos creímos clase media sin haberlo sido, veremos cómo nos falta tierra firme bajo nuestros pies. Ya ahora se comienza a notar, pero lo gordo está por venir.

Saldremos de la crisis sin haber fortalecido nuestro sistema fiscal. Los ricos y las empresas seguirán pagando infinitamente menos que los asalariados, porque así se continuarán estableciendo en nuestro país y nos dirán que es por nuestro bien, mientras sostenemos con nuestros impuestos nuestro bien y el suyo. Saldremos de la crisis con sueldos y condiciones laborales leoninas, dignas de cualquier personaje de Dickens, mientras los sueldos y bonos de banqueros, altos cargos y directivos continuarán creciendo. Saldremos de la crisis sin haber establecido un sistema impositivo a los flujos económicos entre países y sin haber quebrado la existencia de los paraísos fiscales. Saldremos de la crisis como entramos, sin comerlo ni beberlo y más pobres que nunca, dispuestos a creernos los reyes del mambo en meses o años.

El capitalismo siempre se ha asegurado aquel ejército de reserva del que hablaba Marx, dispuesto a traicionar a los de su propia clase. Estas palabras que para muchos suenan anticuallas, faltas de evolución, serán, de hecho lo son ya, una realidad que se llame con nomenclatura romántica o mediante las florituras linguísticas de las que ahora tanto acostumbramos a usar, significarán lo mismo: nuestra sociedad producirá un grupo de personas paradas suficiente para mantener en jaque por abajo a los trabajadores, mientras por arriba los patronos, (está bien, llamémoslos emprendedores, empresarios para los progresistas del lenguaje), ya se han asegurado de que regresemos a aquella época que ahora calificamos de anticualla, que supuso el siglo XIX.

Como los nuevos ricos de los años 60 y 70 calificaban de viejos y desechables los objetos patrimoniales que en muchas ocasiones eran objeto de la codicia de anticuarios y se venden a precio de Sotherby, la progresía socialdemócrata en que nos hemos convertido, damos por viejo despectivamente el único sistema, el marxista, que ha comprendido cómo se mueve la historia y quienes somos en este tablero de juego del capitalismo, así nos va. Casi lo han logrado desde sus tribunas privilegiadas. El capitalismo ha sabido vaciar de contenido las mentes de la humanidad y de este modo, hemos llegado a sumar diez millones de votos para el PP, o impulsamos ciegos a UPy D en España, mientras unos y otros se ríen en nuestras narices llamándose partidos de los trabajadores. El mundo al revés.

Por esto hace falta que la huelga del día 29 sea un éxito rotundo y que estemos dispuestos a hacerla contínua. Que el gobierno y los empresarios le vean algo más que las orejas al lobo. La crisis-estafa pasará, pero las condiciones laborales y la desaparición de la negociación colectiva son ya una realidad. La realidad de una vuelta a situaciones que dábamos por olvidadas en un pasado anticuado y que serán presente y futuro para nosotros, nuestros hijos y nietos,si no somos ahora capaces de revertirlas.

Manuel Bermúdez

(IU Torredelcampo no se hace responsable de las opiniones personales de los colaboradores de esta web cuando hablan de manera personal)

Anuncios

Un comentario en “Contra la reforma laboral.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s