Manifestación 19F en Jaén y claves de futuro.


Las calles de Jaén se convirtieron en un hervidero en contra de la Reforma Laboral del gobierno fascista del PP. Nos debemos sentir orgullosos de la respuesta que hemos dado ante el clima de desmovilización social que, salvo las honrosas excepciones comandadas por el 15M giennense, se desarrolla en toda la provincia, así como en el resto de España.

Ha tenido lugar una prueba importante y la nota es positiva sobre todo desde la perspectiva sindical y obrera ante nuevas manifestaciones y la más que posible huelga general que comienza a dibujarse en el corto plazo. Se pueden deducir algunas claves destacables de esta manifestación, sobre las que os invito a reflexionar desde mi propia visión con el deseo de que comentarais y merecieran una ampliación por vuestra parte.

  • No se trató de una manifestación especialmente ruidosa. Existieron consignas claras que fueron coreadas por todos los asistentes, pero se podría subrayar el clima de conciencia de pérdida profunda de derechos, traducido por caras de indignación y preocupación contenida, de conversaciones casi íntimas entre compañeros/compañeras. Al mismo tiempo los rostros mostraban esa pesadumbre por los graves retrocesos que el gobierno del PP está provocando en las medidas que, frenéticamente, va adoptando y que despiden ese tufo descarado y reconocible de la derechona rancia española, del capitalismo más salvaje traducido en reales decretos y leyes, en declaraciones de intenciones y, sobre todo, en la disposición que, entre líneas, se observa y masca de manipulación en todos los niveles: la mentira, como siempre, la desfachatez impune y la prepotencia adquirida por tanto voto de rico vengativo y pobre desclasado y perdido en un mar de informaciones interesadas y dirigidas siempre por los poderes financieros y religiosos del país.
  • El auge imparable de la III República como deseo de democracia participativa, igualitaria y popular, evidenciado por la multitud de banderas tricolor frente a la única enseña oficial esgrimida contra los manifestantes por un par de ancianos, más que probable, y esquizofrénicos pensionistas obreros que increparon y fueron increpados.
  • La más que evidente presencia sindical y política de izquierdas lideradas por CCOO, UGT, PCA, IU, PCPE, UCE como anhelo y deseo tácito de unidad de la izquierda provincial y, me atrevería a decir, nacional. Así como el reencuentro del sindicalismo con su entorno natural, del que cabe esperar un análisis en profundidad autocrítico y esperanzador.
  • La presencia de miembros del 15M y la falta de consignas e iconos propios, que echamos de menos como evidencia de su empuje, pero con conciencia clara de su fuerza como movimiento social de gran relevancia provincial.
  • La presencia de miembros conocidos/as del PSOE provincial y, sin embargo, la falta absoluta de imagen de partido. ¿Qué hubiera ocurrido de haberse visto una bandera del PSOE? En cualquier caso se ha evidenciado de manera fehaciente que existe una gravísima fractura obrera y de izquierdas, que salvo desde lo personal impide al PSOE identificarse como un partido socialista y obrero, haciendo palpable el encasillamiento de esta fuerza política, históricamente de izquierdas, en el actual panorama español, en el centro derecha por su política económica liberal y de reivindicación social centrada en negociables modelos de bienestar dependiendo de la coyuntura. Se hace evidente la vergüenza propia de los militantes del PSOE más cercanos a la izquierda, el hartazgo de las gentes ante años de alcaldías y gobiernos autónomos, lleno de mejoras sociales siempre ensuciadas, inacabadas, interesadas, por una dinámica cortijera de clientelismo político, reparto de oportunidades en condiciones más que dudosas, prebendas y caciquismo. La evidencia aplastante del desgaste ideológico y de gestión del PSOE auguran una situación política complicadísima, que sólo mediante la conquista del poder de gobierno de IU o de acuerdos programáticos de intensidad y ambición roja, puede devolver la esperanza y la cordura a la sociedad andaluza, ante la derecha más potente, rancia y fuertemente asentada en toda la nación. Los votos obreros deben dar la opción de gobierno para el cambio real a la única fuerza política que lo ofrece en las próximas elecciones andaluzas con un programa ambicioso: Izquierda Unida.
  • La falta total de presencia de Equo como nueva fuerza política de pretendido espectro izquierdista, así como de UPyD que evidencia el desapego y catadura de sus vaivenes ridículamente personalistas en terrenos, que por exceso o defecto, no convencen ni a la derecha más impúdica ni al centrismo moderado.
  • La sensación de que toda la contención pende de sujecciones tan débiles que, en cualquier momento, la indignación, el retroceso tan brutal de derechos, la evidencia de que quien gobierna sólo hace requiebros a la derecha europea, la patronal y los bancos y piensa en su futuro más inmediato, toda estas expresiones pueden convertirse en un polvorín, en el que nadie entendería que los cuerpos de seguridad supusieran una amenaza más que para los propios gobiernos territoriales; de manera que comenzando, como en otras latitudes mediterráneas, por los bancos e instituciones financieras y patronales, se evidencie el nivel de violencia justa y contenida de un pueblo harto de mentiras y robos, como nunca en la historia del país se están produciendo.

Manuel Bermúdez Trujillo.

 

(IU Torredelcampo no se hace responsable de las opiniones personales de los colaboradores de esta web cuando hablan de manera personal)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s