¿Qué Europa? 1 € = 166,86 benditas pesetas.


Me sigo preguntando como desde el primer día ¿qué Europa quisimos crear?, ahora con más insistencia y desasosiego ¿qué carajo de Europa hemos creado y continuamos creando?

Esta UE (unión europea, ¡qué desfachatez!) nació de la CEE (Comunidad “económica” europea), se supone que desde el presupuesto de aquel filántropo(¿?) francés que soñaba con una nación unida que abarcara los límites del continente. Yo creo, pondría tal vez mi mano, que ni él mismo se lo creyó. ¿Conocen ustedes a algún francés cuya filantropía no esté radicada en un chovinismo radical?.

Eso si, desde Carlo Magno, pasando por Carlos V y en nuestros días Adenauer, Brand, González, Miterrand, Sarkozy, Merkel… el ideal más corrupto de nuestro continente ha escrito las mayores infamias contra los pueblos que lo conforman.

¿Cómo creer en una Europa unida de los pueblos con semejantes buitres reunidos en torno a la mesa del mercado común (común del 2% de sus habitantes? ¿De verdad somos tan ilusos como  para esperar de la Gran Bretaña, Alemania, Francia, España, etc que lleguen algún día a renunciar a sus soberanías en pos de una única? y ¿en el caso de que así fuera, a alguien se le ocurriría pensar que el gobierno resultante de unas elecciones renunciaría como en los viejos municipios a favorecer inigualablemente a su país de origen?

Esta vieja Europa fué un día raptada por Zeus, el más prosaico y sanguinario de los dioses del Olimpo, para violarla en Creta. ¿Qué ocurrió realmente? No lo sabemos, sólo queda constancia de que Zeus le pagó con un autómata de bronce, un perro de presa y una jabalina que nunca erraba. Ya ven: objetos humanistas, de aquellos que hacen patria.

El tratado de Maastrich, el de Amsterdam, del euro, ¿a quién benefician realmente? ¿a la deslocalización de empresas, a las grandes empresas y bancos que tienen menos gastos por el cambio de moneda en sus transacciones…?

Ser europeista no es mucho más que todo eso, es muy distinto a todo eso. Francamente, soy europeista, pero no creo en absoluto en que exista la madurez, el espíritu, el desprendimiento, la disponibilidad. Nada de esto sucede en la UE que conocemos, que no nos merece ni nos merecemos.

Manuel Bermúdez Trujillo.

 

(IU Torredelcampo no se hace responsable de las opiniones personales de los colaboradores de esta web cuando hablan de manera personal)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s