Interfascismo


De Intereconomía, los-as comunistas no esperamos más que calumnias, falsedades y la negación absoluta del más elemental derecho de réplica, algo que para un medio de comunicación debería de ser un elemento de obligado cumplimiento desde el punto de vista deontológico. Claro que eso sirve para un medio de comunicación; Intereconomía, y el grupo al que éste pertenece, no es más que un medio de propaganda de la derecha más rancia de nuestro país.

Estos señores de Intereconomía, a los que parece que se les paró el reloj en 1975, se permiten el lujo de hablar de Torredelcampo como un pueblo ejemplo de la España profunda, de esa España a la que ellos y ellas precisamente representan, toro logotipo incluido. España profunda y casposa es la que estos señores se empeñan cada día en rescatar del pozo negro y maloliente que no selló del todo una Transición política que en absoluto fue ejemplar, sino tutelada y controlada por los largos tentáculos del viejo régimen.

Pero, volviendo a Intereconomía, me pregunto: ¿Cómo es posible que la ultraderecha pueda disponer de un instrumento de comunicación tan potente como una televisión de cobertura nacional? Es posible gracias a una legislación –legado, cómo no, de la época “felipista”- que elude y obvia por completo los más elementales controles de calidad informativa, de forma que, una vez obtenida la correspondiente licencia, estas televisiones pueden vomitar lo que quieran o como quieran amparándose en un derecho, como el de la libertad de expresión, que ellos mismos, o sus próceres políticos, secuestraron durante cuatro décadas.

Cuando damos por supuesto que, al tratarse de un medio de comunicación de titularidad privada, éste puede emitir la programación que quiera y de la forma que quiera, estamos dando por bueno lo que no es más que un tremendo disparate. Un medio de comunicación, en una sociedad civilizada, no puede permanecer ajeno a control público alguno desde el punto de vista tanto de la programación, como de sus contenidos, horarios de emisión de determinados contenidos, etc. Hay que tener presente que cadenas de televisión que, como Intereconomía, propagan contenidos socio-políticos fascistas, están educando a la gente en esos valores, y eso sí que es tremendamente peligroso. El Estado de Derecho, cuando ampara ideologías neofascistas y cuando permite que éstas dispongan de una cadena de televisión de cobertura nacional, está criando cuervos que después le arrancará los ojos.

Mi solidaridad con María Dolores Illana –que sin duda se ha equivocado a la hora de hacer un comentario en una conversión electrónica privada, que después alguien ha utilizado para conseguir diez minutos de gloria en la televisión fascista-, pero a quien animo, conociendo su nobleza, a que continúe una lucha que no tiene punto final y que dignifica la condición humana. No olvidemos, finalmente, a cuento de qué viene todo esto: Que los nuevos desempleados-as van a cobrar un 16,7% menos de prestación por desempleo a partir del sexto mes, y que la Señora Fabra va a seguir cobrando la totalidad de sus remuneraciones como diputada porque no ha tenido la decencia política ni la dignidad de dimitir.

Manuel Pegalajar Puerta.

(IU Torredelcampo no se hace responsable de las opiniones personales de los colaboradores de esta web cuando hablan de manera personal)

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s